viernes, 4 de enero de 2013

Prueba Comparativa (2000): Chevrolet Esteem SW 1.6 Aut. - Skoda Felicia Combi GLX 1.6

En Enero del 2000 la revista Car and Driver hizo una prueba comparativa entre dos vehículos cuyos potenciales compradores eran personas con familias que necesitaban un auto que le pudiera transportar a su gente con comodidad y sin ser tan sobredimensionado o costoso, los dos venían importados aunque de distintos continentes.




La Felicia era el reemplazo de la Skoda Forman y para el 2000 tenía un look rediseñado con una trompa parecida a la del Octavia, la versión probada era la más equipada, esta camioneta tenía un motor de origen Volkswagen que era el más potente que se ofrecía para la gama de los Felicia que incluía un Hatchback de 5 puertas y una pick-up aparte de esta Station Wagon.


Por su parte la Esteem era la única de su gama que no ensamblaba Colmotores aquí sino que la importaba de Japón, su atracción era esta caja automática pues muy pocas (si no la única) ofrecían esta opción, el motor era el mismo que tenía el Sedán y también era el más potente de la gama. El Esteem era producido por Suzuki y también hubo una versión Hatchback que no se vendió aquí, se le conoció también como "Cultus Crescent" o "Baleno" y fue el teórico reeemplazo del Swift; algo curioso es que este auto lo siguió vendiendo Maruti en India hasta el 2007.

IMPRESIONES DE LA FELICIA COMBI




Lo primero que destaca la revista es que Skoda es el fabricante con mejor reputación de los que se encuentran en la cortina de hierro, a esto se le añade el hecho de que Volkswagen primero en el 90' adquirió el 30% de la marca y luego se hizo parte del grupo VAG en el 2000, de manera que no sólo el nombre sino lo productos en sí de los checos mejoraban ostensiblemente.

Ya pasando a temas de la prueba la camioneta dejó mejor impresión por dentro que por fuera, no porque tuviera por fuera diera mala impresión sino porque en el interior era muy destacable, el tapizado de los asientos, techo y puertas era bueno y el grado de ajuste del instrumental también. La unidad probada contaba con un techo de vidrio levadizo que daba sensación de mayor amplitud, la dirección era asistida hidráulicamente pero según el texto de la prueba parecía más bien una dirección mecánica suave y finalmente carecía de aire acondicionado pero curiosamente si tenía la preinstalación.


La banca trasera estaba dividida en proporción 70/30 podía abatirse para dar espacio en caso de cargar algo de grandes dimensiones, una solución interesante que añade Skoda es la presencia de 2 bandejas con 4 cubículos para almacenar objetos al lado del baúl.

El motor no impresionaba por su potencia específica de casi 47 HP por litro y no le daba una buena relación peso/potencia al carro pero lo que resultó pasando con esto es que como la potencia máxima se consigue a un régimen bajo para motores de gasolina el motor era bastante elástico y progresivo, algo que se agradece cuando se transita por subidas prolongadas y que a mi modo de ver también repercute en el consumo que es menor que el de la Esteem pues no hay necesidad de hacer que el motor revolucione tanto para que tenga una respuesta vigorosa; lo que sucede es que después de 5000 revoluciones por minuto a 600 rpm antes del corte de inyección el motor no se siente muy a gusto, de manera que la velocidad máxima que se consigue no es de las mejores.

En cuanto a sus frenos, los discos adelante y tambores atrás sin ABS no impresionaron, tienen un pedal de recorrido largo; la suspensión a pesar de ser firme, estaba bien calibrada de manera que no se sacrificaba el confort en marcha. Destacables resultaron las luces que brindaban seguridad cuando se transitaba de noche, además la incorporación de exploradoras también ayudaba.

Finalmente la revista declara como destacable de esta Felicia su consumo, desempeño y acabados; mientras que ubicaba dentro de lo mejorable su ergonomía y diseño.

IMPRESIONES DE LA ESTEEM SW





Lo primero que se piensa con una camioneta de estas con más de una tonelada y una caja automática es que necesita un motor potente, lo que declara la revista es que el 1600cc resulta suficiente, luego se sigue hablando de su caja que para nuestro medio, en esa época y ese segmento resultaba novedosa, la caja era una tradicional de 3 velocidades más el "Overdrive" que a pesar de tener escasas marchas estas estaban bien escalonadas evitando "vacíos" entre marchas que desperdician la potencia.

Para seguir hablando de la caja es necesario decir que a más de 5500 revoluciones por minutos el cambio de marchas era brusco e incomodo, aunque lo que dice C&D en este reportaje es que es muy agradable si se manipula correctamente, es decir, si se usa la posición "2" en ascensos prolongados para evitar que se aumente una marcha, también para las bajadas para evitar el excesivo uso del freno y el "Overdrive" únicamente en rectas prolongadas donde cumple su función pues al ser una relación tan larga a 100 km/h el motor apenas gira a 2600 rpm.


Los frenos que tenía la camioneta que eran discos adelante y tambores sin ABS cumplían a cabalidad su función con un accionamiento preciso con el que es difícil lograr que se bloqueen; la dirección era suave, el volante contaba con regulación en altura y el diámetro de giro que conseguía la camioneta era de 9,8 metros, una cifra muy buena para un vehículo de su tipo. La suspensión era progresiva en baches y desniveles no muy profundos, luego se volvía más dura de manera que era algo "brincona" al llevar carga, el recorrido de la suspensión era corto por lo que los golpes fuertes eran frecuentes.

El interior de esta camioneta hacía que se viera más grande por dentro que por fuera, el espacio interior estaba muy bien aprovechado, la banca trasera estaba dividida en proporción 60/40 y como en la Felicia también era plegable para dar espacio a un área de carga de mayor tamaño. el baúl estaba cubierto con una cortina plástica plegable, por su parte cuando se levantaba el tapete para acceder a la llanta de repuesto se encontraba una bandeja plástica con dos gavetas, un compartimiento grande para almacenar herramientas y un balde.

Para finalizar la revista ubica la habitabilidad, frenos, relaciones de la caja y maniobrabilidad de la Esteem dentro de lo destacable mientras que dentro de lo mejorable está únicamente el recorrido de la suspensión.

Aquí están las fichas técnicas y datos de la prueba para ambas camionetas:

Prueba Comparativa Entre La Skoda Felicia Combi Glx 1.6 y La Chevrolet Esteem Sw 1.6 Aut. (2000)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...