martes, 26 de febrero de 2013

¿Consumen menos los motores turbocargados?

Durante los últimos años los fabricantes de autos han comenzado a hacer motores más pequeños producto de una tendencia conocida como "downsizing" que consiste en hacer motores con menor cilindrada a los tradicionales pero manteniendo las mismas prestaciones de manera que lo único que merme sea el consumo de combustible y las emisiones contaminantes, esto se reduce a la aplicación de aspiración inducida o turbos a motores pequeños, todo esto forma parte de una tendencia "verde" que en un caso particular como el de Ford llama a sus nuevos motores "EcoBoost" y por eso la actual F-150 usa un motor 3.5 V6 de con dos turbos que resulta más potente que un 5.0L V8 que se ofrece también.



En Europa esto ya era conocido unos años atrás, Volkswagen desde hace más de 10 años ofrece en sus vehículos motores turbocargados, ahora muchos fabricantes parecen haberse sentido atraidos por la idea además por lo posibilidad de meter el medio ambiente dentro de su mercadotecnia. El mantenimiento de un motor turbocargado es más complicado que el de uno atmosferico, de manera que los costos de manutención de un "EcoBoost" pueden ser mayores a los de un "Duratec"; este es el problema que yo le veía desde a priori a este tipo de propulsores, pero ahora en un estudio de Consumer Reports se encontró otro problema y es que según sus mediciones estas dichosas máquinas no cumplen con su cometido, es decir, no consumen menos.



Para decir esto CR compara vehículos tradicionales con estos nuevos con turbo, la comparación no se hace solamente sobre el consumo sino que además de las cifras que ellos tomaron y las que la EPA da como oficiales también compara los tiempos de aceleración de 0 a 60 mph. En el caso de la Ford F-150 la versión 3.5 biturbo es una décima segundo más rápida que la 5.0 V8 y según la EPA también hace una milla por galón más aunque esto contrasta con el ciclo de pruebas de CR en la que el resultado para ambas fue de 15 millas por galón, una milla por galón más que lo que declara la EPA de la V8 y dos millas por galón más que lo que se declara de la "EcoBoost"; teniendo en cuenta que hay un sobreprecio de $1400 USD de la turbocargada sobre lo que valdría una V8 según lo anterior no habría ninguna razón para pagar demás por algo que en este caso no sería más que palabrerías del fabricante.


Otro caso se encuentra en los sedanes que más se venden en los Estados Unidos, los fabricantes japoneses han optado por seguir equipando sus vehículos con motores V6 de 3.5 Litros mientras que Ford y el grupo Hyundai-Kia han dado a sus modelos de este segmento motores de 2 Litros turbocargados, ¿el resultado?, Los Camry, Altima y Accord son más rápidos y consumen lo mismo o incluso menos que los Fusion (nuevo), Sonata y Optima. En cuanto a los Coreanos hay que decir que todavía se pueden conseguir los Son ata y Optima se pueden conseguir con un motor de 2.4 Litros bastante novedoso con inyección directa que tienen unos impresionantes 200 HP de potencia máxima, no son tan rápidos como los que tienen turbo pero curiosamente según las mediciones de CR consumen menos.

Motor Theta II de Hyundai, tomado de "The Korean Car Blog"

En los demás casos que se muestran la tendencia es muy similar, todos los carros consumen más que lo que dicen las cifras de la EPA y en la mayoría de los casos el consumo de los ejemplares con turbo es igual o incluso mayor al de los atmosféricos, la diferencia si estaría en que en la mayoría de los casos los que tenían turbo si resultaban más rápidos. De manera que Consumer Reports concluye que no se debería hacer caso al alarde ambientalista que se hace con esta tecnología y que si se quiere carros con consumos contenidos existen mejores alternativas como los turbodiésel o los hibridos y que incluso en los tradicionales de gasolina con motores grandes se ha trabajado en reducir el peso de los vehículos y usar transmisiones distintas para que el gasto de gasolina sea menor, de lo anterior el ejemplo que dan es el de el Nissan Altima.

Por supuesto que alguien se tenía que pronunciar ante este estudio, vale la pena decir que no es desinteresadamente, los que han sido beneficiados con el desarrollo de nuevos motores con turbo han sido los principales proveedores de estos artefactos por lo que BorgWarner ha dicho que quienes han optado por comprar carros con turbos pueden permanecer optimistas por los beneficios que tendrán a pesar de lo que publicó CR.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...