martes, 19 de febrero de 2013

Prueba Subaru Outback 2.5 (2001)

Esta es la segunda generación de la "Legacy Outback" como se le conocía antes, a pesar de lucir muy parecido a su predecesora para el 2001 había una serie de cambios, la versión probada era la 2.5L con caja de 5 velocidades manual, para el 2001 en USA la principal novedad era la aparición de un motor con dos cilindros más de 3000cc. Car&Driver Colombia-Venezuela probó esta camioneta en Febrero del 2001 para su edición #23, esta Subaru es básicamente una Legacy Wagon con algunas adecuaciones para que pueda afrontar mejor caminos complicados o trochas. 







Como es usual, la revista comienza el test haciendo una pequeña reseña histórica acerca de la marca que ya era conocida en el país por sus vehículos con tracción total y la gran calidad de estos que hacían que uno pudiera ver los primeros subarus en llegar a Colombia todavía andando en buenas condiciones. Como suele pasar con muchas empresas japonesas, Subaru es parte de un grupo industrial -Fuji Heavy Industries- que se dedica a otras actividades como la fabricación de motores marítimos además de participar tanto en la industria aeronáutica y ferroviaria.

Luego de hacer memoria, se pasa a tocar temas que tienen que ver con las mejoras de la recién lanzada Outback con relación a su predecesora que eran más de orden estético con nuevos pilotos y llantas de 16 pulgadas que seguramente eran H/T "Highway Terrain" porque se decía que tenían una vocación más urbana que de Off-Road. No obstante los cambios que recibía la camioneta estaban por debajo de lo que uno normalmente ve pues se incrementó la rigidez en los parales de todas las puertas y se trabajó sobre un nuevo chasís con pilares de refuerzo en forma de anillo que estaban concebidas como "tipo jaula" absorbiendo mayor energía en caso de alguna colisión; el precio de lo anterior fue sumar 95 kg más con respecto a la anterior versión.


Para acceder al vehículo se notaba la ausencia de marcos en las puertas y que el cierre de estas tenía un ruido agradable que la redacción llamaba "como de nevera", entrando se veía la calidad del interior que tenía un buen ajuste y remates en imitación madera además de empuñadura del volante y barra de cambios en cuero, por otro lado la habitabilidad que tenía la camioneta era buena sobretodo en las plazas traseras. La posición de manejo tenía a su favor que la butaca del conductor contaba con dos reglajes de graduación y apoyo lumbar, además la silletería era mullida y ofrecía buena sujeción.


En cuanto a seguridad los cinturones delanteros contaban con pretensores que trabajaban en conjunto con los 2 airbags, en la banca trasera había cinturones retráctiles de tres puntos, esta segunda banca se podía abatir en proporción 60/40 para ampliar el volumen de carga, por su parte en la zona de carga se habían dispuesto de algunos puntos para anclar la carga y compartimientos para guardar cosas.


El sistema de tracción que usaba este vehículo era el "Symmetrical All Wheel Drive" de tracción total permanente, era producto de la disposición de un tren motriz de forma simétrica, este sistema era complementado por un bajo y un diferencial central de acople viscoso que optimizaba la tracción en las 4 ruedas de forma independiente en condiciones de poca adherencia y en asfalto proporcionaba a las 4 ruedas también de forma independiente una repartición de torque con velocidades de giro acordes al tomar las curvas. Fuera del asfalto había un punto negativo y eran sus cotas todoterreno, por tener voladizos tan grandes los ángulos tanto de ataque como de sálida eran malos.



El motor tenía muchas cualidades, la revista lo describió como "suave y potente", tenía un diseño compacto y liviano y por su disposición la compensación ofrecida a los esfuerzos de torsión y vibración era notable por que los cilindros de una banca compensaban los esfuerzos de los cilindros en la otra banca, todos los cilindros siendo unidos por un único cigüeñal. De manera que este 2500cc estaba por encima de la competencia en insonorización, desempeño y suavidad de marcha.


El comportamiento dinámico de la Outback se veía favorecido por la disposición simétrica desde el motor hasta el diferencial trasero y por un motor que se ubicaba bajo reduciendo el centro de gravedad, todo esto resultaba en un excelente equilibrio de peso que redundaba en una buena estabilidad. La suspensión se mostraba suave y confortable sin "quejarse" en terrenos destapados, esto sumado a un buen despeje del suelo hacía que la camioneta se comportara bien trochas, la misma suspensión tenía un sistema de altura autorregulable que era accionado por medio de un autorregulador con función de bombeo vertical instalado en los amortiguadores traseros que mantenía constante la altura del vehículo independientemente de su carga.


Finalmente la prueba concluye diciendo que la nueva Outback respondía con creces a las expectativas que se tienen de una camioneta de alta gama con tracción total pues era ágil, muy comoda, agradable para viajar, ideal para la familia, práctica y de calidad incuestionable además de ser discreta. Lo que se mencionaba como mejorable era la visibilidad posterior y su precio que se criticaba diciendo "¿por qué todo lo bueno tiene que ser tan caro" mientras que se destacaban su habitabilidad, comodidad, insonorización, seguridad, calidad y equipamiento. Aparte tengo que mencionar que desde esta época la marca tenía la mejor garantía del mercado que resultaba de años y años de productos más confiables que los de la competencia y no era una simple estrategia de mercadeo.

A continuación dejo la ficha técnica con los datos oficiales y de la prueba:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...