jueves, 14 de marzo de 2013

Fracasos en la industria automotriz: Toyota Cavalier

Desde la década de los ochentas hasta hace poco Toyota tenía una relación cooperativa con GM, por eso existió NUMMI -New United Motor Manufacturing Inc.- en California para producir vehículos Toyota y GM con tecnología de la marca japonesa, por esta razón la última generación del Chevrolet Nova era básicamente un Corolla AE82 y también el GEO Prizm era un Corolla cuyo único atributo americano era su marca. Lo anterior sumado a que las exportaciones de vehículos desde USA a Japón estaban lejos de tener las cifras que tenía su flujo contrario dio pie para que Toyota tomara un vehículo de GM y no le pusiera más que su marca para venderlo en Japón.


El modelo escogido fue el Cavalier de tercera generación, este vehículo se vendió aquí en Colombia y la verdad no era ni rápido, ni eficiente, ni totalmente confiable, sin embargo el que vendió Toyota no era el mismo débil sedán 2.2 de 120 HP sino los coupé y sedán equipados con el motor 2.4 Twin Cam de la misma familia que el 2.2 citado. Para su adaptación al mercado japonés se hicieron algunos ajustes cómo la dotación de unos pilotos traseros con direccionales color ámbar y la conversión para poderse conducir desde el puesto derecho.

En el 95 comenzó a venderse en Japón y desde el 96' se le quiso introducir como un gran "jugador" americano, la estrategia de mercadeo incluyó varios comerciales con el humorista local George Tokoro y otras pautas hilarantes con en dónde se muestra el carro en un campo de fútbol americano con una leyenda que dice "Welcome! Mr. Cavalier." todo esto con el himno de los Estados Unidos sonando de fondo, aquí está la pauta:

  

La llegada de este "caballero" al país del sol naciente tuvo varias complicaciones, la primera y que a mi modo de ver descuadra los planes de comercialización y hace que la marca recurra a ajustes de última hora era que este auto excedía los parámetros existentes en Japón para autos compactos por cilindraje y dimensiones exteriores lo que hacía que los impuestos subieran considerablemente; por esta razón se trata de vender como un auto lujoso con un generoso equipamiento y hasta algunos "body kits" para que luciera más deportivo.

La otra complicación fue la aceptación del público, el nivel de ajuste del interior del Cavalier no estaba a la altura de lo que exigía este público y la otra cuestión tenía que ver con la calidad mecánica del vehículo, las inspecciones necesarias para que el auto rodase por esas calles luego de unos años resultaban muy caras por lo que no era viable seguir usándolo así que el destino de los Toyota Cavalier que originalmente era sólo Japón resultó siendo la exportación desde allí de estos hacía otros continentes cómo se suele hacer con los carros usados allí.

Toyota Cavalier a la venta en Japón pero únicamente para exportarse.

En el 2000 Toyota vió que las ventas de este producto no ameritaban que se continuará con su importación por lo que se descontinuó. Así se llegó al fin de un auto que nunca se destacó, en todo lado donde se vendió palidecía ante su competencia tanto así que las últimas unidades que se siguieron vendiendo en USA tuvieron que comenzar a usar motores Ecotec de origen Opel además de hacer retoques estéticos y ofrecer precios bajos; el modelo que lo reemplazó era en esencia un Opel con una carrocería Chevrolet, se trataba del Cobalt del cual también se hizo una versión coupé SS.

Uno de los últimos Cavalier en versión coupé, después de haberse reestilizado el que conocimos por acá.

Esta es la muestra de que los productos de Chevrolet netamente estadounidenses no llegaban a satisfacer las necesidades de públicos exigentes como el japonés o el europeo, por lo que GM optó por delegarle el desarrollo de carros pequeños a sus marcas filiales como Opel, Daewoo y Suzuki ergo la llegada de Optras, Astras, Sonics etc.. que llegaron dejando mejores impresiones en el mundo como mercenarios poniéndose la camisa de Chevrolet.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...