jueves, 6 de diciembre de 2012

Prueba Renault Mégane 4P 1.4 16V y 1.6 16V (1999)


Este fue un auto bastante éxitoso que Sofasa ensambló aquí, se caracterizó en el momento de su llegada por ser un auto más rendidor y novedoso que lo que ofrecía su competencia, e incluso me atrevería a decir que pese a que se lanzó hace más de una década y se descontinuó ya hace unos años tenía tecnología más reciente y en sí era una mejor oferta que lo que nos ofrece actualmente Sofasa con el Logan y el Sandero. Este auto tuvo un debut internacional en el 95' cuando reemplazó al R19, en 1999 recibió un facelift y esa fue la cara que tuvo para el país.

En su llegada al país la revista Car&Driver probó ambas versiones que se ofrecían, el resultado de la prueba fue bastante favorable para el producto de Renault pues recibió bastantes halagos por parte de quienes hicieron la prueba, por supuesto era de esperarse por tratarse de un buen producto sin embargo me parece que la revista hace una predicción imprecisa diciendo lo siguiente: vehículos que gozan de ..."excelente reputación, longevidad..." pues esto precisamente el lunar del Mégane, actualmente los ejemplares que se consiguen de segunda mano están en un estado algo peor que otros vehículos y su mantenimiento no es cosa fácil tampoco; si por algo se destaca es generación de productos de Renault es que no eran los más confiables y no es sólo cuestión de percepciones generalizadas que uno puede oír en el país sino que en el reporte de TÜV del 2010 para autos de 6 a 7 años el Mégane aparece en el puesto 56 de 99 autos calificados ubicándose por debajo del Opel Astra (41), Ford Focus (36) y Toyota Corolla (9), todos estos rivales del Mégane en Europa (tomado de: http://www.vdtuev.de/presse/pm/tuv-report-2010-mehr-maengelware-auf-den-strassen).

Pasemos ahora a lo que aparecía en la prueba de la revista cuando este auto llegó a Colombia. Primero hay que dejar en claro que se probaron al mismo tiempo las versiones 1400cc y 1600cc que tenían un motor que únicamente se diferenciaba por la carrera del pistón, los 1.4 tenían un equipamiento más básico sin items de seguridad como el ABS y el 1.6 añadía diferencias cosmeticas como exploradoras, algunos remates de la carrocería cromados y carcasas de los espejos del color de la carrocería.


A los que hicieron la prueba les gustó de ambas unidades en general la transmisión, las marchas estaban bien escalonadas acordes a nuestra topografía con la primeras 2 marchas muy cortas para ayudar en pendientes, a esto se le suma un "control de cambios muy preciso y de fácil operación". El motor en ambas unidades tenía una potencia especifica muy buena con 68 HP por litro.


En la prueba de aceleración ambos Mégane dejaron buenas impresiones, el 1400 por tener menor cilindrada se diferenciaba del 1.6 en que la banda de potencia se agota con más facilidad en 4a y que en 5a cuando llega a su velocidad tope el motor anda más "enroscado" o a un régimen más alto que en el 1600. Curiosamente en la prueba resultó más económica la unidad con motor más grande.

La suspensión de estos Méganes los hacía cómodos sin sacrificar la estabilidad lineal pues eran autos de buena tenida en ruta, en las trochas según la revista se experimentaba un "golpe seco" al toparse con irregularidades que evidenciaban el corto recorrido de la suspensión. En términos generales el auto mostraba firmeza y agilidad en el momento de enfrentarse a curvas cerradas.

Para describir el interior del auto la redacción eligió un subtitulo que rezaba "gratas sorpresas", esto debido a que el nivel de ajuste era bueno y tenía buen espacio tanto en las plazas traseras como en las delanteras, además contaba con cómodos portamapas, buenos bolsillos ubicados en el respaldo de los asientos delanteros, una guantera de buen espacio y un baúl de fácil acceso con un generoso volumen de 510 litros.

A continuación dejo los datos oficiales y los que resultaron de la prueba:

Renault Mégane 1.4 16V y 1.6 16V (1999): Datos Oficiales y de Prueba

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...