viernes, 28 de diciembre de 2012

Prueba Racing: SEAT Ibiza Cupra Copa AÑO 2000

En el 2000 el equipo de la revista "Automóvil" española pudo subirse al Seat Ibiza de rally, la cuestión con este "Copa" es que en ese momento no había estado en competiciones oficiales como tal sino que el conocido para la época era el "Kit Car" del Grupo A o "Junior" que era diferente. Con este motor 1.8 Turbo, el "Copa" jugaba en otras ligas, se preparó para una competición local organizada por SEAT Sport denominada "Copa Ibiza", de manera que este auto de rally es el resultado de un kit que la división deportiva de la marca proveía a quienes participaban en el certamen aunque este kit se hizo de tal manera que cumpliera las regulaciones que próximamente iban a regir el Grupo N.


Esta prueba se hizo con Salvador Cañellas Jr. presente, allí se vio más que todo el proceso de preparación del auto para las competiciones y como dejaba de ser un auto de serie para pasar a ser uno de competencia.     El auto de serie en el que se basa el "Copa" es el Ibiza Cupra 20vT, fue una suerte de edición especial que se lanzó en el 2000 junto a un Córdoba Coupé Cupra 20vT también, el chasis de este auto recibió algunas modificaciones como frenos más grandes y suspensiones más firmes además de montar el conocido motor de VW 1.8 Turbo de 5 válvulas por cilindro (3 de admisión y 2 de escape) aunque algo más potente (el más conocido era el de 150 PS) y con algo más de respuesta en régimen alto, este motor llegaba a su potencia máxima a 5800 revoluciones por minuto aunque su linea roja estaba a las 6500 y el corte de inyección a 6800.

El paso de este motor de 156 PS a 180 PS se debió a la instalación de una gestión electrónica reprogramada que no sólo incremento la potencia máxima sino que esta también se lograba a menor régimen. Para adaptarse a la competición también la caja se modificaba, los participantes tenían que enviar la caja a SEAT Sport para que ellos pusieran un grupo de relaciones más corto y el diferencial era reemplazado por uno autoblocante tarado al 60%. 




Como suele suceder en los autos de competición, para preparar el Copa se prescindió de muchos elementos del interior para reducir el peso, se le añadió la parafernalia deportiva que incluía volante deportivo, pedalera  deportiva y barra antivuelco; lo curioso aquí es que los rines fueron reemplazados por unos más pequeños, esto se debe a que como el auto también se prepara para competir en asfalto se rebaja la suspensión y en este caso si se pusieran rines de mayor diámetro a 15' rozarían con los guardafangos, la otra rareza es que se redujo la distancia entre topes de la dirección para evitar problemas con el alojamiento de los palieres, cosa que supongo que tendría efectos en el diámetro de giro del vehículo que en todo caso en la versión de calle no era impresionante pues era de 10,9 metros (pared a pared). Por su parte los frenos en sí se mantuvieron igual, lo que cambió fue su circuito por lo que el liquido que se le pone al Copa es de mayor resistencia térmica además de tener unas pastillas con mayor coeficiente de fricción.


La sensación que le dio al equipo de la revista es que el fruto de la modificación del Cupra para competencia resultó en un vehículo con reacciones aún más vivaces por tener un motor que subía de vueltas rapidísimo y que el auto al enfrentarse a una curva por tener tanta potencia en el tren delantero era claramente subvirador aunque el diferencial colocado cumplía su función de ayudar en las curvas optimizando la capacidad de traccionar. Para ver las diferencias detalladas entre el auto de rally y el auto de calle en el que se basa, a continuación les dejo los datos técnicos:




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...